lunes, 12 de diciembre de 2016

La música de José de Nebra

La escena clásica en Madrid es un placer de buenos efectos secundarios. Este año hemos podido disfrutar obras extraordinarias y alguna sorpresa remarcable. La sorpresa ha sido la música de José de Nebra, cuya obra Iphigenia en Tracia ha iluminado el Teatro de la Zarzuela. Se trata de una ópera de tema mitológico, con melodías de terciopelo que se transforman fácilmente en fiestas de cohetes y sonrisas. José de Nebra, nacido en Calatayud en 1702, sirvió de organista y compositor en la corte madrileña hasta su muerte en 1768, junto a músicos del calibre de Scarlatti y Boccherini. Algo anterior a Mozart, Nebra es un fenómeno poco conocido. Su música escénica, así como su Requiem para Bárbara de Braganza, son de tal imaginación y calidad que lo hacen el gran compositor español del siglo XVIII. La combinación en su obra entre aires académicos, como los de grandes músicos europeos de su época, y aires populares españoles, convierte a Nebra en un adelantado a la música que vendrá un siglo después. La representación en Madrid de Iphigenia nos permitió descubrir su magnífica obra, dejando de lado, eso sí, el libreto original, más bien malo (Mozart, en cambio, contó con los buenos libretos de Ponte y Schikaneder).

También hemos disfrutado en Madrid La Celestina con José Luis Gómez, genial actor y director que supo transmitir toda la fuerza de una historia tan preñada de vida. La puesta en escena en el Teatro de la Comedia, con llenazo todos los días (después de estar en Abadía), demuestra que la Tragicomedia de Calixto y Melibea (el nombre con el que deberíamos conocer esta obra maestra) debería representarse sin cesar para disfrute de jóvenes y menos jóvenes. Hablando de obras que no deberían bajar de los escenarios, El perro del Hortelano de Lope de Vega es una comedia deliciosa, que también hemos saboreado de nuevo, donde se destaca el papel de la mujer en la sociedad. Teniendo en cuenta los geniales vericuetos de la narración, el realismo en los personajes y el divertido final, esta obra supera sin duda a las más celebradas comedias de Shakespeare (en tragedia el inglés supera a Lope, que tampoco era manco en esto).

En fin, el enorme éxito del ballet Don Quijote, con coreografía de José Carlos Martínez, director de la Compañía Nacional de Danza, estrenado en diciembre de 2015, obligó a una primera gira por España y a una reposición en Madrid a lo largo de diciembre de 2016. El ballet sigue la música del austríaco Ludwig Minkus, desde su primera representación en el Bolshoi en 1869, quien se inspiró en el folklore español con mesura para hacer una obra equilibrada donde puede lucirse la puesta en escena. En la representación de la Compañía Nacional de Danza, el primer y el tercer actos son coloridos y alegres, los cuadros permanecen en la retina. El segundo acto es simplemente inolvidable. Los pasos a dos, la danza de los gitanos, Don Quijote persiguiendo a su Dulcinea ideal en la penumbra entre bailarinas de luz son momentos estelares. ¡Bravo a José Carlos y a todo su elenco!

Estas interpretaciones actuales de obras clásicas confirman que la cultura española está bien viva y puede seguir bebiendo de fuentes que no se agotan, al mismo tiempo que renueva su sangre.

martes, 14 de julio de 2015

Infierno en la tierra














Cuando despertemos de este sueño
que no es sueño sino pesadilla
una pesadilla tan negra
que parece sueño
y así es más triste todavía.
Cuando despertemos de esta noche
fundida en petróleo negro
y nos hallemos en su centro
sin imaginarlo, un infierno nuestro.
Cuando el fuego nos abrase por fuera
y todavía más por dentro.
Cuando el sol esté acercándose a la tierra
y no sepamos convencerlo.
Cuando los hombres emigren hacia el norte
para encontrar que solo hay otro sur muerto.
Cuando los ricos sean ricos por beber agua.
Cuando el aire se vuelva ceniza y cera.
Cuando los mercaderes sigan gritando:
comprad, gastad y quemad,
destruid el planeta sin dudar,
como si os fuera la vida en ello …

Dónde dirigiréis las quejas?
Dónde organizaremos protestas?
Dónde dispararán sus cañones?
Dónde harán discursos los políticos?
Dónde jugarán los niños?
Dónde amamantarán las madres?
Dónde escribiréis vuestros lamentos?
Dónde hallaré, pobre y solo, refugio
por haber sido tan cobarde?

Todos seremos culpables
y, como culpables,
todos cumpliremos condena
hasta el último día
en la misma cárcel.


martes, 7 de julio de 2015

Comentario a Camino del Aire

Mi novela Camino del Aire sigue recibiendo comentarios. Muchas gracias a los que se interesan por ella, a todos aquellos que la leen, a quienes hacen críticas, que sirven para aprender, y a los que hacen comentarios elogiosos.

Escribir es una tarea difícil pero gratificante. Creo que el escritor tiene que ser fiel a su propio proyecto y darlo a la luz del día por el mero placer de la Creación. Pero siempre se espera contribuir con algo positivo a nuestra cultura y a nuestra sociedad.

La recensión de mi novela que aparece en la web KindleGarten es muy completa y trata aspectos de fondo y de forma. En efecto, Camino del Aire es un libro de aventuras que también hace crítica social. Es un homenaje a los niños en esa edad en que empiezan a ser pequeños adultos responsables. Y es un canto al medio ambiente y a la naturaleza que, desgraciadamente, estamos destruyendo con nuestra soberbia. El autor del comentario ha comprendido que mi relato es algo más que un entretenimiento, quiere ser también una fábula para aprender.

martes, 2 de junio de 2015

Camino del Aire




Acaba de publicarse mi novela Camino del Aire, en la editorial Cuadernos del Laberinto. Muchas gracias a Alicia Garcia Ares, mi editora! En la Feria del Libro de Madrid estare presentando y firmando ejemplares.

La web literaria Conocer al Autor ha preparado este resumen en video del libro.

Camino del Aire es una historia de niños, un relato muy cinematografico, que tiene algo de libro de aventuras y de retrato de nuestra sociedad. Espero lo disfruten!

Texto de la contraportada:

Un grupo de colegiales ha desaparecido sin dejar rastro. La policía inicia una minuciosa investigación que requiere la colaboración inmediata de madres y padres. Pero las horas pasan y los niños no dan señales de vida. Solo el inspector Aparicio parece adivinar las causas de la huida y el lugar hacia donde se encaminan.

Isabel es una niña superdotada que guía el rumbo de sus compañeros. Gracias a su ingenio y a los caprichos del azar, el grupo de colegiales podrá continuar su camino hasta conseguir un sueño.

Camino del aire es una novela alegre y refrescante que habla de las relaciones entre padres e hijos y del futuro. El viaje iniciático de unos niños sirve de trasfondo para hacer un retrato desenfadado de la política y la sociedad.

viernes, 28 de febrero de 2014

El caballero de Olmedo

A veces surge una obra de teatro perfecta, donde todo funciona como la misma naturaleza – o incluso mejor. Los actores disfrutan y el público con ellos, el texto rebosa vida, la historia ensancha nuestro horizonte mental, la música emociona y todo encaja en una realidad onírica pero nuestra, es como un milagro. El espectador afortunado queda sobrecogido, sin palabras, al final del espectáculo. Como decían los americanos, a veces el cine es “bigger than life”, y esto es más potente cuando pasa en el escenario teatral porque la experiencia es cercana, palpable.

Este milagro ha ocurrido en Madrid con El caballerode Olmedo de Lope de Vega, dirigido por un inmenso Lluís Pasqual, en plena madurez creativa. El montaje parte de la cooperación entre la Compañía Nacional de Teatro Clásico y el Teatre Lliure de Barcelona, en sus versiones jóvenes. Y esta es la piedra angular del éxito: el clásico de Lope renace fuerte y renovado gracias a la combinación de actores frescos y jóvenes, llenos de entusiasmo, a los que se suma la sabiduría de algunas contribuciones estelares, como la del propio director, y Carmen Machi y Rosa María Sardá que van a alternarse en el papel de Fabia, la celestina algo bruja. El público que abarrota el Teatro Pavón, sean estudiantes de bachiller o sus abuelas, ríe, llora, se sorprende y aplaude con pasión al final. Ya no quedan entradas. Si todavía no la han visto, recomiendo un viaje al Teatre Lliure de Barcelona donde disfrutarla del 14 de marzo al 13 de abril.

El montaje acierta al mantener a todos los actores en el escenario (que también son espectadores por tanto), con una música flamenca inolvidable, una percusión en directo que realza el drama, y una iluminación sutil que envuelve la tragedia y la sitúa en el país de los sueños vividos. Pero sobre todo la obra triunfa por el magnífico trabajo de los actores. La constelación elegida funciona perfectamente: Francisco Ortiz hace un Don Rodrigo atormentado y despechado con el que nos identificamos a pesar de su vileza, Pol López se transforma en un Tello adorable, amigo fiel no solo del protagonista sino de todos y cada uno de los espectadores, y, last but not least, la pareja estelar, Javier Beltrán y Mima Riera, han conseguido un Don Alonso y Doña Inés tan auténticos y al mismo tiempo tan actuales que seguro quedarán en la historia del teatro como interpretaciones ejemplares y memorables. Son muy jóvenes pero ya maestros. Tras disfrutar la obra, asalta el deseo de ver perpetuado este trabajo en cine. ¿No merece la pena intentar una gran producción de este clásico sublime después de saborear la exquisitez y la finura de este montaje? 

martes, 31 de diciembre de 2013

Año Nuevo

El fin de año es tiempo de hacer balance. En 2013 aparecieron dos sencillos libros de poesía que abrieron una puerta distinta al vasto mundo de la creación literaria. Supuso el inicio de una rica experimentación con el lenguaje poético que ha continuado hasta hoy, aunque todavía no se vean los frutos. El amor ha enraizado dentro y ya no se refiere a una experiencia concreta sino a algo más profundo, con una componente vital indescriptible. Pero, aparte de esta modesta producción, importa seguir disfrutando de la creación artística de otros, clásica y moderna, que siempre contribuye al proceso personal. Madrid ofrece multitud de actividades de todo tipo, teatro, literatura, cine, música, en las que es necesario implicarse de lleno. Además, en el rescoldo privado del hogar, las posibilidades de seguir apreciando las buenas obras de todos los tiempos son inmensas. Supongo que las personas inquietas que vivieron en siglos anteriores palidecerían al comprobar que hoy uno puede escuchar ópera, leer los clásicos o ver películas de todo el mundo en su espacio personal. Esto es un privilegio que quizás no sabemos valorar en toda su dimensión.

Al final del año pasado reflexionaba sobre la buena fortuna. La vida es una combinación de buena y mala suerte, por lo que es muy importante saber navegar con todos los vientos y poner el barco en la buena dirección. De cara al futuro, el Norte que apunta entre la oscuridad es una reflexión ambiciosa sobre el destino del mundo y la humanidad. Esperemos que los vientos sean propicios, que el piloto sepa seguir su estrella, y sacar fuerzas de flaquezas para llegar a ese puerto ideal.


La noche y su silencio,
te rezo a ti, Universo,
espíritu puro, Creación,
dame con el sueño
un mundo de razón,
extingue el fuego animal,
haz luz del silencio
y un pan de fuego,
descansa la tierra
dolida por dentro,
danos lo eterno,
domina los instintos
y con nuestra ayuda

haz un día nuevo.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Velázquez sigue vivo

En un reciente viaje a Londres, tuve ocasión de visitar Apsley House, la casa del primer Duque de Wellington. Entre los objetos que se guardan allí hay numerosas condecoraciones militares españolas por victorias contra las tropas napoleónicas en la llamada Guerra de la Independencia, como las batallas de Arapiles o Ciudad Rodrigo. Esto recuerda la tormentosa historia europea, en la que a veces nos encontrábamos en contra de los ingleses, como refleja la actual exposición sobre Blas de Lezo, un marino de increíbles proezas, y otras con ellos. Hay que esperar que estos crueles juegos de poder nunca vuelvan a resurgir en Europa.

En la casa de Wellington se conserva una notable colección de pintura española (el catálogo está disponible en Internet). La mayor parte de estos cuadros fueron ganados por las tropas anglo-españolas en la batalla de Vitoria, cuando el impuesto José Bonaparte abandonó su botín al huir hacia Francia. Las obras fueron luego regaladas a Wellington. Entre estas pinturas, hay alguna obra destacable de Goya o Ribera. Pero me centraré en las de Velázquez y Murillo. Los maestros españoles, una vez más, destacan por su profundidad y perfección entre otras escuelas.

El aguador de Sevilla es una obra de juventud de Velázquez, donde destaca la jarra en primer plano y el estudio de luces sobre los personajes. El barro del recipiente, que lleva allí siglos, parece húmedo y recién hecho, a través de trazos de pincel que se confunden con los dedos del alfarero. La vida también renace a través de dos retratos de jóvenes desconocidos, uno de Velázquez, otro de Murillo. El primero parece un hombre de letras, calvicie precoz y perilla, que mira con cierta desesperación porque algo le corroe dentro del alma. El otro es más rotundo, un tanto desaliñado, y su rostro cuenta una historia personal repleta de experiencias.


Basta admirar un rato estas pinturas, observar cómo esas personas siguen vivas a partir de viejas telas y pigmentos, para poner en entredicho esa idea tan de moda de que la pintura ya no tiene una función de representación hoy en día debido a otras artes como la fotografía y el cine. Este es un buen argumento para hacer mala pintura (y malos filmes). Evidentemente, la pintura contemporánea es mucho más compleja y contiene más mensajes que la clásica. Ahora bien, toda es válida y toda sigue generando en nosotros sentimientos. Con el añadido de que la pintura figurativa clásica es inteligible y admirable por todos. El arte contemporáneo tiene muchas virtudes, pero la pintura clásica hace revivir el pasado y lo trae hasta nosotros.


La variedad en la pintura y en el arte es una riqueza. Aquellos que aman lo moderno y desprecian lo clásico dan a entender que todo tiene que ser abstracto, o deconstructivo, o industrial. En cambio, la pintura figurativa también tiene su lugar junto a las demás tendencias y constituye un reto artístico todavía. Puede hacerse pintura fácil y rápida. Pero una ciudad, una cara o un paisaje siguen reclamando una reproducción fiel a través de la pintura que al mismo tiempo transmita la visión del artista sobre lo representado. Esta es la exigencia que tantas obras admirables de la historia de la pintura siguen imponiendo sobre nuestra época.